23.3.10

El día no estuvo mal

No fue un mal día. En otro momento te voy a contar porqué. De todas formas me quedé contento. No tenía expectativas, quizá fue eso lo que me animó a escribir estas palabras. Seguí una especie de instinto y admito que era mucho más simple de lo que imaginás. Sin embargo no puedo sintetizar lo experimentado, te lo cuento en otro momento. Tal vez ese otro momento sea un enigma para vos. Lo entiendo. Ese otro momento está cargado de incertidumbre y de lo más sustancial de estas palabras. Pero es mi decisión. Te lo contaré todo más adelante, en un futuro momento que no sé realmente cuándo será.
El día sin embargo, nunca estuvo mal.

1 observadores:

una dijo...

Hay cierto placer morboso en la incertidumbre, algo de esperar lo mejor pero entrever lo peor. Detrás la esperanza empuja el deseo hacia lo bueno, mientras un timbre distrae el pensamiento "cuidado, tal vez no sea así"... Ahhh, deliciosa sensación, la incertidumbre. Nada más aburrido que la certeza.